lunes, 24 de junio de 2013

EL ELEFANTE


Imagen extraída de la web.
 
 
Al domador no le remuerde la conciencia y empieza la tarea. El nuevo ejemplar es joven y saludable, perfecto para aprendizaje, clava la estaca y comprueba que ha quedado fuertemente empotrada. Ata su pata y observa al animal, deberá estar así por un buen tiempo. Con choques eléctricos le obligará a guardar en su memoria todos los movimientos que, a fuerza de dolor, le enseñará. Algún día se convertirá en una enorme bestia que ataviada con su arnés rojo impresionará a todo el que lo vea. Él, orgulloso mostrará su obra para recibir los aplausos de los padres y sus hijos, que en el circo, tranquilamente, observan la función mientras comen sus palomitas de maíz.
 
 
 
 
 
 
 
En el mes de junio  ENTC  propuso escribir un relato en 666 caracteres con el tema de la Bestia y esta fue mi aportación.
 
 

 
 
 
 
 


10 comentarios:

  1. Con palabritas más le hubiéses dado el remate perfecto:"mientras el público lo observa estrangulando al domador con su trompa, disfrutan comer sus palomitas de maíz".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena sugerencia, creo que el público igual disfrutaría del espectáculo,pero si le añado mas caractares sobrepaso los 666,el número de la bestia, que son los que tiene, exactamente, este micro. Gracias Carlos, por pasar y comentar.

      Saludos.

      Eliminar
  2. ¡¡¡¡diosmiodelamorhermosoooo esa era el tuyo¡¡¡¡ creo que fue el primero que comenté. No recuerdo qué te dije exactamente pero sí, que me impactó. Voy de nuevo al sitio.
    Gracias Beto.
    Un cariñoso saludo

    ResponderEliminar
  3. Vengo de allí. Por cierto, ahora también recuerdo que me lo llevé a mi Facebook y a Google.
    Gracias de nuevo por escribir cosas tan bonitas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rosy. Mis micros no se caracterizan por tener muchos elementos poéticos, me gusta escribir de una manera directa y, alguna veces, muy cruda. Hay cosas que no nos podemos callar y hay que denunciarlas. El maltrato, de cualquier índole, pero sobre todo el infantil y animal es asqueroso. Agradezco que lo haya compartido en facebook y google.

      Saludos.

      Eliminar
  4. Ay,es que para ser "domador" hay que tener cierta sangre fría en las venas. Ya la palabra intimida. Una vez el veterinario de mi traviesa beagle me dijo algo muy raro viniendo de un especialista en animales: usted en su casa si quiere puede tener un elefante y le tiene que obedecer, usted es el Alpha. Eso de "le tiene que obedecer" me sonó tan cruel. Será que en casa mis dos hijos y yo le tenemos tanto cariño.
    No descarto que lo de los choques eléctricos pueda ser una práctica. Tantas cosas tristes se ven en los espectáculos con animales aún en esos inofensivos "aparentemente cono los Mundo Marino. No dejan de estar fuera de su habitat.
    Con respecto a la modalidad, te has lucido porque debe ser dificil escribir acotado por los caracteres. Hace un año cuando Miguel Molina propuso el concurso en 99 palabras participe y le di tantas vueltas al micro. Dificilísimo.
    Felicitaciones y mucha suerte.
    Saludos van
    San Montelpare

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que los domadores ven a sus animales como simple instrumentos de trabajo y no entran en consideraciones de tipo moral o sentimental. Lo de los “choques eléctricos” es un hecho, comprobado, que algunos inescrupulosos utilizan para lograr la obediencia de los animales. Hay unos hermanos, dueños de un circo, que se pasean por algunas ciudades de Latinoamérica con unos osos en una situación deplorable y nadie hace nada para detener ese maltrato.

      Los juegos literarios por encargo, aunque a veces son difíciles, me gustan porque me sirven de entrenamiento para poner a trabajar la imaginación cuando la inspiración no llega. Gracias Sandra por pasar a leer y dejar su comentario.

      Saludos.

      Eliminar
  5. Somos seres muy crueles, y no nos paramos a pensar en el dolor anterior al espectáculo. Buena mordida, Beto. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto Alba, muchas veces pagamos para divertirnos con la crueldad. Gracias por pasar y comentar.

      Saludos.

      Eliminar