domingo, 16 de marzo de 2014

ENCUENTRO CASUAL



Despierto con dolor de cabeza y escucho cómo se cuela una dulce melodía. Me levanto y me miro en el espejo, mis recuerdos son un desorden y parezco un galeón anclado en un desierto. Intento acordarme cómo y a qué hora llegué a mi casa: “si sigo emborrachándome de esa manera un día de estos me desnuco al subir las escaleras”. Con la música de fondo, abro el grifo del fregadero y meto la cabeza debajo del chorro de agua. Un poco más despejado saco la mitad del cuerpo por el hueco de la ventana y miro hacia el patio.


Dos pisos debajo, veo a una mujer, a la que su larga cabellera le cubre el rostro, mientras toca el instrumento del que salen las lindas notas. Probablemente ha decidido ensayar mientras se seca la ropa que cuelga del tendedero. Poso la vista en las blancas prendas, recién lavadas, y de pronto estaban allí, destacándose, ante mis ojos (un tropel de recuerdos vienen a mi memoria) las medias y la braguita azul que llevaba puesta la chica que conocí en el bar, la que me invitó a su cama.


Versión corregida del que he dejado esta semana en  "Viernes creativo" de elbicnaranja, blog de Fernando Vicente.

6 comentarios:

  1. Una buena apuesta Beto. Hoy el cuadro invitaba al color y a la variedaad.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Nani, es cierto, la imagen tiene muchos elementos para disparar la imaginación y crear historias con ellos. A mí me ha sugerido una tipo mundana, que juega un poco con el título.

      Saludos.

      Eliminar
  2. Ella toca para él, la sorpresa que se va a llevar cuando descubra que viven tan cerquita.
    Bien enlazadas las dos partes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Sí, parece que ya empezó a llevarse sorpresa al ver la ropa de la chica. El tipo ha tenido dos encuentros casuales, primero en el bar y luego en el patio de su edificio. Pura "casualidad". Gracias Rosy por el comentario, nos leemos en los despojos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Es posible, resulta fácil engañara a los borrachos.
    Muchas gracias Carlos por la lectura y el comentario.
    Saludos.

    ResponderEliminar